Necochea 350 - 1°Piso Of. 12 - Mendoza - Argentina :: Teléfono: 0054261-4290317 :: email: info@institutodeflebologia.com

Diario Los Andes - Un médico local patentó una técnica en EEUU para tratar las várices

5 de Junio de 2007

Se trata de Alejandro Farmache. El método es mínimamente invasivo y tiene beneficios orgánicos y estéticos.
La cirugía es sencilla y mínimamente invasiva. Necesita entre treinta y cincuenta minutos, anestesia local o regional y una noche de internación. Con estas características, una técnica ideada por un médico mendocino, recientemente patentada en Estados Unidos, permite reparar las várices de las piernas y eliminar las dilataciones varicosas en el acto operatorio.

A diferencia de las intervenciones tradicionales, en las que se arrancan las venas principales, la técnica AF Repairing, ideada por el cirujano local Alejandro Farmache, busca regular la circulación sanguínea. Esto se logra a través del uso de pequeños dispositivos de titanio (anillos) que cumplen la función de una válvula y que se colocan por fuera de las venas, lo que permite obtener buenos resultados orgánicos y estéticos.
Farmache, que es egresado de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo y miembro internacional del American Venous Forum de Estados Unidos, ha desarrollado esta técnica a lo largo de veinte años y lleva operadas a ochocientas personas. “En este año, el 10 de abril, la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos me otorgó el Título de Patente N° 7.201.758 B2. También, en el ámbito nacional, me he presentado en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial”, explicó el profesional.

Este método busca no extraer las venas principales de las piernas, como la safena interna, que son las que se pueden utilizar, por ejemplo, para realizar by-pass coronarios. “La cirugía tradicional, que se realiza desde 1905, se efectúa haciendo importantes incisiones en la pierna y se saca la vena; además, tiene un posoperatorio más largo. El método que yo aplico, desde hace ya dos décadas, es más simple y menos agresivo para el paciente, ya que la vena no es extraída y los cortes que hacemos son poco profundos”, detalló el miembro titular del Colegio Argentino de Cirugía Venosa y Linfática.

En el quirófano

En la sala de operaciones, al paciente le hacen entre dos y tres cortes en lugares estratégicos de la pierna, que son determinados por el cirujano. Luego, se coloca el anillo de titanio sobre la vena, que tiene la función de regular la circulación y eliminar en el acto las dilataciones varicosas. “Por eso, además de los buenos resultados orgánicos tiene beneficios estéticos, ya que no quedan cicatrices”, enfatizó Farmache.
Con anestesia local o regional, esta intervención demanda una noche de internación y la recuperación es inmediata. “También, la aplicación de esta técnica está indicada para obesos y diabéticos, porque las incisiones son mínimas y permiten localizar las válvulas, lo que facilita la cicatrización con un menor riesgo de trombosis o coágulos venosos por el menor tiempo de cirugía”, argumentó el médico.

Cabe destacar que este procedimiento está indicado sobre todo en casos de insuficiencia venosa superficial y perforante de los miembros inferiores. En el primer caso, las várices son de diferente tamaño y presentan pesadez, calambres, dolores y edema (hinchazón de piernas). En el segundo caso, se pueden producir alteraciones en la piel, como endurecimiento de los tejidos.

Estas patologías están presente en el 45 por ciento de la población mundial, pero las mujeres son las que más las sufren, en un 30 por ciento. “Este porcentaje es alto, por lo que muchas mujeres buscan un procedimiento rápido y estético”, destacó Farmache, que ya ha intervenido a pacientes de distintos países. Paola Bruno - pbruno@losandes.com.ar


LINK: http://www.losandes.com.ar/notas/2007/6/5/sociedad-232173.asp

 

 

 

Copyright©2010 InstitutodeFlebologia.com
Hosted by HostingMDZ.com.ar