Necochea 350 - 1°Piso Of. 12 - Mendoza - Argentina :: Teléfono: 0054261-4290317 :: email: info@institutodeflebologia.com

Revista CIMA - AF REPAIRING - Revolución contra las várices.

1 de Septiembre de 2009

Alejandro Farmache, cirujano mendocino especialista en flebología, ha alcanzado un alto prestigio internacional gracias a su revolucionario procedimiento quirúrgico para la reparación de las várices en las piernas. En esta nota, da las principales causas, consecuencias y consejos sobre esta enfermedad, que aqueja al 45% de la población mundial.
Por: Marina Correa.

Cuando Cima llega al consultorio del doctor Alejandro Farmache el médico atiende un llamado de unos colegas colombianos, país del que acaba de llegar, invitado para exponer en un Congreso Internacional de Flebología. En su agenda para lo que resta de 2009 y principios del 2010 están previstos varios viajes más al exterior, incluyendo EE.UU, país que en 2007 le otorgó la patente de su “AF Repairing”, la exclusiva técnica para el tratamiento de várices creada por él en 1995. “Todo invento tiene un 99% de esfuerzo. Es el empeño, las horas y años de trabajo que uno dedica a conocer las razones por las cuales algo se produce y luego buscar su solución. Pero también tiene un 1% de inspiración, ese algo que hace ver y encontrar la respuesta”, dice el cirujano mendocino.

Lo novedoso y “revolucionario” de su método para la reparación de las várices es que se trata de una operación mínimamente invasiva, que no agrede la pierna y que, a diferencia de las cirugías tradicionales preserva la vena safena, que es la principal del sistema superficial. “Cuando una persona tiene várices, lo que tiene es un problema en la circulación de la sangre, que le produce una dilatación en las venas. Debemos pensar que en los orígenes de la humanidad no caminábamos erguidos. Con la evolución, cuando nos paramos y caminamos solo sobre los pies, el sistema venoso debió adaptarse a una mayor sobrecarga de la sangre que retorna hacia el corazón y mediante válvulas en las venas, a manera de compuertas, impulsan la sangre como un motor. Si una persona tiene dilataciones varicosas, e la pared se deposita progresivamente una sustancia llamada Colágeno y por ende se pierde elasticidad y desaparecen las válvulas. Esto trae como consecuencia la inversión del flujo. Al no tener más esos propulsores que contrarrestan los efectos de la gravedad, las venas se ensanchan como globos, se deforman. De no mediar un tratamiento adecuado aparecen complicaciones tales como sangrados o trombosis”, dice con mucha claridad Farmache.

¿Cómo es la técnica del Af Repairing?

Lo que nosotros hacemos es un pequeño corte en la pierna a determinados niveles de la vena dilatada, donde colocamos unos anillos de titanio alrededor, eliminándose así la inversión del flujo, como si fuera un dique. O sea, la sangre no va y viene como antes, sino que cuando intenta caer, ese anillo la detiene, descomprimiendo el sistema varicoso. La operación es con anestesia local, tiene una internación de solo 12 a 24 horas y no agrede ni deja cicatrices en la pierna.

¿Cuál es actualmente el método por excelencia para solucionar el problema de várices?

Por un lado está el procedimiento convencional que es la extracción de la vena safena, sin dudas un método agresivo. Luego están las intervenciones químicas, donde se inyectan sustancias en la vena, para secarlas y obviamente esto puede traer complicaciones.
Lo mismo pasa con la aplicación de láser o radiofrecuencia, en donde se trabaja con calor. En todos estos casos, se estima que en un periodo de 5 años los pacientes puedan alcanzar un alto porcentaje de reaparición de várices, mientras que con nuestro método, sólo alcanza el 10%.

¿Qué consecuencias para la salud traen estos métodos?

Por ejemplo, si se inyecta Espuma - químico- en la vena se lesiona su capa interna, esto puede derivar en un efecto irritante que termine en una trombosis y , por qué no, en algo mucho más grave como un tromboembolismo pulmonar.

¿Cuáles serían las patologías de mayor riesgo a la hora de realizar una intervención?

Un diabético, un obeso, una persona con dificultades en la coagulación. Imagínese que si alguien padece hemofilia (trastorno en la coagulación) y se le extrae la vena safena puede sufrir graves hemorragias. Por eso la aplicación de anillos, que es un método mecánico no agresivo, con clara indicación para estos casos.

¿Por qué el titanio?

Porque es el metal que mayor bio-compatibilidad ha mostrado en los tejidos. Está absolutamente comprobado en Traumatología, Neurocirugía y Odontología, en la aplicación de implantes dentales.

SOLUCIONES MÁGICAS

Las promesas que cientos de productos ofrecidos a través de la televisión, gráfica o Internet, realizan a los consumidores son un gancho fácil para personas desesperadas por aliviar los síntomas de cansancio y pesadez en sus piernas. Lo mismo pasa con los centros terapéuticos, donde prometen masajes sanadores y una completa aparatología, que supuestamente eliminará uno de los mayores problemas femeninos como lo es la celulitis. Veamos si esto es tan así.

“Los productos cosméticos sólo disminuyen la sintomatología del problema, pero nunca eliminarán una várice. Algunos componentes como la castaña de indias son efectivos, por ejemplo, para deshinchar las piernas o calmar el dolor, pero una lesión estructural, un derrame, no se cura de esa forma. En cuanto a los aparatos, que se promocionan en gimnasios, son buenos los que trabajan con electroestimulación, pero la gente que padece problemas de circulación deberá abstenerse de encerrarse en cámaras térmicas (calor) porque, si ya tiene una insuficiencia venosa, le provocarán una vasodilatación que agravará su situación”, dice enfático Alejandro Farmache.

¿La celulitis , un problema tan recurrente en las mujeres, está vinculada a un problema circulatorio?

Absolutamente. La celulitis se produce por no existir un buen drenaje linfático, las toxinas hinchan las células adiposas dando piel de naranja. Así se localia en muslos, glúteos y piernas. El aumento de Estrógenos en sangre favorece está condición.

¿Entonces sí son buenos los masajes de drenaje linfático?

Sí, pero cuidado, es muy importantes que quien los haga sea un Kinesiólogo especializado en sistema linfático, porque si sólo se trata de alguien que hace masajes tipo spa y “experimenta” con usted haciéndole drenaje, puede lesionar y agravar el cuadro.

HERENCIA Y HÁBITOS

Según Farmache la várices, en el 85% de los casos, tienen causa hereditaria. Es muy común que las personas con esta debilidad tengan pie plano y hernias. Están presentes en el 45% de la población mundial. En ese sentido, las mujeres con embarazos múltiples son las que más sufren los efectos de la vasodilatación. Pero las várices son un problema común en odontólogos, policías, peluqueros, panaderos, gente que pasa muchas horas paradas o cerca de grandes fuentes de calor. La falta de ejercicio, el no quemar grasas, contribuye a sobrecargar el sistema venoso y el no desarrollar las masas musculares necesarias para bombear correctamente la sangre, favorece su aparición.

Uno de los principales problemas en el mundo actual es el estrés.
¿Hay alguna vinculación entre este estado y la vasodilatación?

Las venas tienen en su pared nervios denominados “sistema simpático” que a manera de cable conectan con el hipotálamo (base del cerebro), éste a su vez está influenciado por la zona del sistema límbico, que es el de la emociones. Ya en 1.500 Ambrosio Paré, un médico cirujano militar de origen francés, detectó que los pacientes con mayores problemas emotivos ¡tenían más várices! La psicóloga y la psiquiatría aún no han determinado estudios concluyentes, lo que sí podemos decir es que, efectivamente el stress agrava la insuficiencia venosa.

¿Y qué pasa con los fumadores?

Hasta hace unos años se creía que las consecuencias de la nicotina en el sistema vascular pasaban únicamente por depósito de grasa en las arterias, pero un estudio realizado en Bélgica arrojó que también favorece la aparición de várices. Hay una de las 14.000 sustancias químicas cancerígenas del cigarrillo que produce pérdida de elasticidad en la vena y favorecen la aparición de coágulos.

Habría que dejar de pensarlo como una solución estética.

Creo que pasa por ahí, todavía no tomamos conciencia que cuando una persona quiere eliminar sus várices, no sólo está pensando en el aspecto de sus piernas, sino que trae consigo una enfermedad, que le produce dolores, cansancio y que, en definitiva, es un obstáculo para desarrollar con normalidad su vida.

¿Por qué eligió esta profesión?

Desde niño quise ser médico y poder curar a los enfermos. Creo que la vocación y ansias de servicio como la investigación y el estudio permanente fueron el motor de mi vida. En tal sentido, pienso que la satisfacción del deber cumplido y el agradecimiento del paciente conforman el mejor regalo que un médico puede esperar.

Revista Cima Año 12 Nº 143 – Setiembre 2009 – Mendoza - Pág. 74,75 y 75

 

 

 

Copyright©2010 InstitutodeFlebologia.com
Hosted by HostingMDZ.com.ar